lunes , 22 julio 2024

Las estaciones de servicio apuestan por la escalabilidad para convertirse en centros multienergía sostenible

Según Manel Montero, director general de Grupo Moure, “en la próxima década seremos testigos de un nuevo modelo de estación de servicio”. El experto describe este paso desde la óptica costumer centric, dado que “el negocio se volcará en las necesidades del cliente, dando respuesta a cualquier demanda de movilidad y sin dejar de lado otros servicios añadidos”.

El directivo argumenta que apostar por un modelo escalable es la solución: “Así reduciremos conjuntamente la huella de carbono en nuestros desplazamientos, sin necesidad de cambiar nuestro vehículo y acudiendo a las mismas estaciones de servicio”, concluye Moreno.

12 de junio de 2024 – En los últimos diez años, no solo ha crecido el número de estaciones de servicio en España, sino que los carburantes que encontramos en las mismas han cambiado. En lo que respecta a la gasolina, la 95, con más de 8.700 puntos de repostaje competía con la 98, que entonces acumulaba unos 2.000 menos. Hoy, la 98 le ha cedido el puesto a la 98 E5, con algo más de 5.800 surtidores, mientras que la 95 ha mutado a la 95 E5, con alrededor de 10.700. Contando otros tipos de gasolina disponible actualmente, el incremento entre 2013 y 2023 ha sido del 13%. Más abultada ha sido la subida del gasóleo A, el más habitual de los diésel, pues su repunte ha sido del 23%, aunque si sumamos el premium, que hace 10 años no existía, la subida sería del 103%. Tal y como vaticina Manel Montero, director general de Grupo Moure, “en la próxima década seremos testigos de un nuevo modelo de estación de servicio”. El experto describe este paso adelante desde la óptica costumer centric, dado que “el futuro de la movilidad apunta a que el negocio se volcará en las necesidades del cliente, constituyéndose como un centro multienergía capaz de dar respuesta a cualquier tipología de movilidad, sin dejar de lado otros servicios añadidos como lavado de vehículos, reparación, compras, etc.”. En este sentido, el directivo admite que estos lugares “dejarán de ser meros puntos de repostaje y derivarán en centros integrales del cuidado del vehículo”.

Compromiso eléctrico

Del mismo modo que algunos carburantes como los gases licuados del petróleo, el natural comprimido o el licuado no estaban presentes en las estaciones y hoy sí, la aparición de los vehículos eléctricos ha obligado a estas empresas a operar cambios de calado en sus negocios. Para Montero, “es esencial que, de cara al futuro, no se cometan los mismos errores, imponiendo una reconfiguración de las estaciones de servicio rápidamente a golpe de normativa”.

El experto opina que “de nada sirve que se realicen grandes inversiones por parte del sector privado si después el sector público no responde construyendo infraestructuras orientadas a favorecer la movilidad eléctrica”. Según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) en base a Electromaps, en el primer trimestre de 2024 se contabilizaron 32.422 puntos de recarga de acceso público en España, cuando el parque actual estimado de vehículos eléctricos supera ampliamente el millón entre híbridos y eléctricos puros.

Sostenibilidad escalable

En la lucha contra el cambio climático, las estaciones de servicio cumplen un papel fundamental, ofreciendo combustibles respetuosos con el medio ambiente. El portavoz de Grupo Moure considera fundamental que “todos los agentes económicos remen en la misma dirección, puesto que solo compartiendo el mismo objetivo es posible detener el deterioro del planeta”.

No obstante, Montero insiste en que “este compromiso sería más fácil de alcanzar con un plan de adaptación progresivo, sin partir de cero”. Es por ello que el experto sugiere poner el foco en “un combustible no fósil que permita aprovechar las actuales infraestructuras, dado que así, no solo se estaría dando prioridad a la movilidad sostenible, sino que también se evitaría hacer frente a un desembolso que muchas estaciones de servicio no pueden realizar”.

Teniendo en cuenta que el Parlamento Europeo ha aprobado la prohibición de vender coches nuevos con motores de combustión a partir de 2035, apostar por un modelo escalable es la solución, pues “así reduciremos conjuntamente la huella de carbono en nuestros desplazamientos, sin necesidad de cambiar nuestro vehículo y acudiendo a las mismas estaciones de servicio”, concluye Montero

Deja una respuesta