domingo , 21 julio 2024

La prohibición de ventas entre distribuidores al por menor marca un antes y un después en el mercado de los hidrocarburos

El próximo 28 de marzo entrará en vigor el Real Decreto Ley 8/2023, en el que figura la prohibición de las ventas entre distribuidores al por menor en el sector de los hidrocarburos, una medida que podría poner fin a cerca de una década de prácticas fraudulentas.

«Con esta nueva norma se pondrá fin al fraude sistemático que durante años han provocado empresas que utilizaban la venta mediante comercializadoras, sin un desarrollo normativo con medidas de control y supervisión por parte de las Administraciones para evitar el fraude fiscal», explica Manel Montero, director general de Grupo Moure.

1 de febrero, 2024.- Tras años de irregularidades, el próximo 28 de marzo entrará en vigor el Real Decreto Ley 8/2023, por el cual quedarán prohibidas las ventas entre distribuidores al por menor, un hito fundamental que marcará “un antes y un después” en el mercado de los hidrocarburos, celebran desde el holding con presencia en el sector energético Grupo Moure.

En los últimos 10 años algunas empresas del sector energético han utilizado, y hasta día de hoy siguen utilizando, las ventas entre minoristas para incumplir con sus obligaciones sectoriales. “Con esta nueva norma se pondrá fin al fraude sistemático que durante años han provocado empresas que utilizaban la venta mediante comercializadoras, sin un desarrollo normativo con medidas de control y supervisión por parte de las Administraciones para evitar el fraude fiscal”, afirma el director general de Grupo Moure, Manel Montero, quien asegura que esta situación había derivado “en la creación de un mercado de competencia desleal entre gasolineras”.

Del mismo modo, el experto recuerda como en el año 2015 el Ejecutivo del Partido Popular ya intentó poner freno a esta práctica con el cambio de la Ley de Carburantes, sin embargo, en vez de impactar de forma favorable en la competencia del sector y en los precios finales del consumidor, “se tradujo en un mayor fraude por parte de algunas compañías”, pues los comerciales podían revender el producto del exterior sin ningún tipo de control.

Montero continúa y detalla que aquellos modelos de negocio que no estaban previstos en la actual redacción de la norma no contemplaban obligaciones en el mantenimiento de las existencias de seguridad frente a las CORES, así como los devengos mensuales como consecuencia de las ventas o consumos. “Esta no obligación permitía un negocio paralelo en la distribución, facilitando el fraude por parte de algunas compañías, perjudicando a todo el sector e impactando directamente en el precio final de los carburantes”, concluye el experto, quien confía en que, a partir de ahora, “será mucho más difícil seguir llevando a cabo estas malas y fraudulentas prácticas en el sector

Deja una respuesta